miércoles, 28 de marzo de 2018

El nuevo trono del Cristo de la Misericordia, la gran novedad de la Semana Santa



Justo a la medianoche del Martes Santo completaba su estación de penitencia la cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia. Tres horas de procesión de silencio con el alumbrado público apagado y el ronco sonido de los tambores enlutados, marcan una procesión que ha representado este 2018 la gran novedad de la Semana Santa ruteña. Cristo de la Misericordia que por primera vez ha salido en trono, ya que desde su fundación en 1981 era portado directamente sobre los hombros de sus hermanos cofrades. La hermandad ha completado un proyecto iniciado hace tres años con la adquisición de este trono portado por 24 costaleros y la adquisición de cuatro ciriales y las dalmáticas de los acólitos.
Un cambio estético que ha significado también la restauración del Cristo para su adaptación a la posición vertical, trabajo que ha realizado por el restaurador Enrique Ortega. La propia Cofradía tiene una sección de 33 tambores enlutados, que con un tono sordo y repetitivo acompañan la imagen durante todo el recorrido, junto con el grupo de música de capilla Mare Nostrum. También cuenta con 80 hermanos que visten la túnica de la cofradía portando cirio. Entre los momentos más emotivos cabe destacar el recogimiento que se guarda a la llegada y parada a las puertas de la ermita de San Pedro, donde es recibido con el toque de campana de agonía. La salida y entrada de su templo o la subida de la calle del Cerro.