Directo desde Encinas Reales

jueves, 7 de diciembre de 2017

Rute espera una afluencia masiva de visitantes para el puente festivo

 Con un puente festivo de cinco días, este de la Constitución y de la Inmaculada es el más importante en cuanto a llegada de visitantes a Rute. Además de los autobuses con excursiones organizadas de toda Andalucía, este puente se refuerza con las visitas de grupos familiares y de amigos. Un puente de Navidad que beneficia no solo a los obradores de pastelería navideña, el sector de los embutidos, aceites y destilerías, con sus museos y atractivos, también favorece al sector de la restauración, comercio y a la docena de alojamientos rurales y hoteles, que también se benefician de estos días donde las pernoctaciones aumentan.
Para el alcalde ruteño, Antonio Ruiz, “Rute es el pueblo de la Navidad gracias a la calidad de sus productos, la excelencia de sus mantecados, licores, derivados del cerdo o sus aceites, a la iniciativa de su sector agroalimentario y la red de museos, la belleza de sus paisajes y naturaleza y la gran hospitalidad de los ruteños”. En definitiva factores imprescindibles para atraer a los visitantes, “mostrar lo que tenemos y también lo que somos, nuestra cultura y nuestras tradiciones”, añade Ruiz. El regidor ruteño destaca este “milagro navideño, que propicia que cada temporada más de 100.000 visitantes pasen por Rute, con el añadido, de que gran parte de estas visitas pertenecen a personas que ya se reservan uno o varios días para ir a Rute por Navidad”. Antonio Ruiz destaca las buenas expectativas para este puente. El Ayuntamiento ha colocado un contador de visitantes en uno de los atractivos con mayor afluencia, como es el Belén de Chocolate, de Galleros Artesanos, “que solo en el primer fin de semana de diciembre, del 1 al 3 ha recibido 12.000 visitas”, detalla Ruiz. Por lo que las estimaciones de cara al puente festivo pueden superar los 25.000 visitantes. Este flujo de excursiones programadas y visitantes particulares a Rute también se nota en poblaciones limítrofes, especialmente en sus restaurantes, como puedan ser Encinas Reales, Iznájar o Lucena.
Desde 1994, con la inauguración del Museo del Anís, Rute ha apostado por un turismo relacionado con su sector agroalimentario, ocupando unas fechas, como las de los meses de octubre, noviembre y diciembre, en las que no tiene competencia con otras ofertas turísticas como puedan ser la de sol y playa, explica la concejala de Turismo, Mariló Peláez. Esto ha permitido afianzar a Rute y su turismo agroalimentario y convertirlo “en el pueblo de la Navidad. “Esto es posible gracias a la unión de todos los sectores involucrados, a los que se han unido bares y restaurantes, lo que ha permitido además afianzar e incrementar la oferta turística de Rute”, recuerda la concejala de Turismo. Mariló Peláez valora campañas de promoción recientes, como las acciones con la campaña de Street Marketing, en localidades de un radio de 50 kilómetros, y la asistencia a ferias como la Feria del Turismo de Interior INTUR, en Valladolid o Tierra Adentro, en Jaén.