Directo desde Encinas Reales

lunes, 15 de mayo de 2017

Romería urbana y solemne procesión de la noche ponen el colofón a las fiestas de la Virgen de la Cabeza

 Miles de ruteños han acompañado a María Santísima de la Cabeza Coronada, en sus procesiones del domingo 14 de mayo. La villa se ha mostrado especialmente radiante durante estas fiestas, con el itinerario procesional de la Virgen de la Cabeza totalmente engalanado. Banderas, colgaduras, balcones repletos de flores, mantones de manila y alumbrado extraordinario han embellecido Rute. La procesión de la mañana, tiene un tinte muy especial, ya que es la única romería urbana de Andalucía. Por este motivo, está en proceso de declaración de Interés Turístico, como ha destacado la presidenta de la cofradía, María Victoria Cruz Molina. Procesión de la mañana que recorre las calles de la feligresía de San Francisco de Asís, al son de las sevillanas de los coros de romeros y de las marchas e himnos que interpretaban tanto la banda de tambores y cornetas Monte Calvario, de Martos (Jaén) y de la banda Municipal de Música de Rute.
 Los trajes de flamenca y romero, dan paso por la noche, a una procesión más solemne, con un itinerario que recorre toda la localidad. Día grande de las fiestas, donde han tenido un gran protagonismo las reinas juvenil e infantil, Almudena Caballero y Belinda Ramos, respectivamente. Así como lsus damas de honor: Ainhoa Pérez, Desiré Pérez, Alba Borrego, Carmen María Ayala, Luisa Porras, Berenice Padilla, Natalia Pacheco, Marta Luz, Ainhoa Aguilera, Marta Listán y Luisa Ruiz. Así como las Hermanas Mayores 2017, Juani Ginés y Toñi Leal, o el pregonero, Felix Pelayo. Domingo en el que ha quedado patente la gran devoción de los ruteños hacia su Morenita, que ha recibido el fervor del pueblo en forma de petaladas, de momentos cargados de emoción, como el paso de la Virgen por la calle Nueva, los Cortijuelos, la entrada al paseo de Francisco Salto, y el espectáculo pirotécnico o la subida de la calle del Cerro, así el colofón con la quema de fuegos artificiales. Fiestas que propician la llegada de cientos de ruteños que viven lejos de su localidad natal, y que se reencuentran cada año con sus tradiciones más arraigadas.