jueves, 25 de mayo de 2017

Ayuntamiento y Diputación acometerán el soterramiento de los contenedores de basura, con una inversión de 495.000 euros

Ayuntamiento y Diputación han firmado un convenio para el soterramiento de los contenedores de basura. Unas obras que estarán terminadas a finales de este año o inicios de 2018, y que beneficiarán a los usuarios, ya que se amplía a cualquier hora del día la posibilidad de depositar basura y además se evitan malos olores, especialmente en esta época del año, ha recordado el alcalde ruteño y presidente de Diputación Antonio Ruiz. Además, con el soterramiento “ganamos en belleza y en imagen de cara a los visitantes, lo que también es una apuesta en favor del turismo”, ha añadido el alcalde.
La actuación, que realizará la Empresa Provincial de Residuos (Epremasa), supondrá una inversión de 495.000 euros, destinada a la creación de 31 nuevas ubicaciones con contenedores soterrados de orgánica y envases ligeros. Se prevé, además, la posibilidad de que hasta en 18 de esas ubicaciones se pueda instalar un segundo contenedor soterrado para orgánica y o vidrio, como ha señalado la diputada de Medio Ambiente, Auxiliadora Pozuelo.
La intervención implicará, igualmente, un cambio en la modalidad de gestión de los residuos, que pasará de realizarse los siete días a la semana actuales a cinco, debido a la mayor capacidad de los contenedores soterrados. Esta mejora “significará la reducción de la tasa anual por recogida de basura que se situará en 93,31 euros por vivienda, en lugar de los 95,57 euros actuales”, ha añadido Antonio Ruiz. La reducción, del 2,36 por ciento, también se aplicará a comercios e industrias. Los contenedores tradicionales sí se mantendrán en pedanías y diseminados y en puntos como el cementerio o las zonas industriales.
Se completa ahora una etapa importante para Rute en la gestión de los residuos urbanos, y que comenzó en 2011, cuando el Ayuntamiento aun se hacía cargo de este servicio. Pasar este servicio a Diputación, significó un ahorro para el Consistorio de 300.000 euros anuales”, ha reconocido el alcade.