Directo desde Encinas Reales

viernes, 3 de febrero de 2017

El juez Calatayud pide reforzar la autoridad de padres y profesores


 De forma directa y clara, el juez de menores Emilio Calatayud, ha abordado en Rute cuestiones sobre la educación de los jóvenes, sus derechos, pero también las obligaciones que les asisten por ley, y ha alertado sobre el uso del móvil y las redes sociales, el consumo de alcohol y el fenómeno del botellón, así como la responsabilidad en su educación de los centros educativos, los medios de comunicación y la sociedad en su conjunto. Conferencia “con la que queremos impulsar la escuela de padres de alumnos de secundaria”, ha explicado la concejala de Cultura, Ana Lazo.
Juez granadino que fue recibido en un salón de actos abarrotado de padres y profesores. Calatayud comenzó pidiendo un pacto por el menor, en el que entre otras cosas solicitó devolver el derecho de corrección de los padres, algo que han pedido los jueces de menores de toda España. También incidió en otro aspecto, como “la pérdida de autoridad de los padres y de los profesores”. El legislador debería de nuevo “darnos el derecho de corrección y devolvernos la autoridad, y que los padres reconozcan la autoridad de los maestros; hace falta un cambio de ley”, dijo.
Mientras que se ha difundido los derechos de los menores, el juez recordó también los deberes, “recogidos en el artículo 155 del Código Civil, que señala que los hijos deben obedecer a sus padres mientras estén bajo su potestad, además, si pueden, deben contribuir al levantamiento de las cargas de la familia”.
En el ámbito escolar, el juez fue igualmente claro: “Para empezar, los niños tienen que estar en la escuela, y esa es responsabilidad de los padres”. Calatayud, que se mostró contrario de la expulsión de los alumnos conflictivos, dijo que estos casos deben ser atendidos por los equipos de educadores en los propios centros, y recordó que con “la agresión a un funcionario o a un profesor se comete un delito de atentado”.
Los tiempos cambian, y con ellos aparecen o se incrementan ciertos delitos. “Está creciendo el maltrato de los hijos a los padres. Los móviles y las redes sociales nos están planteando nuevos problemas”. El juez enumeró tres fundamentales, entre ellos el uso abusivo del móvil, que se ha convertido en una droga, advirtió. “Tengo chavales internados porque sus padres los han castigado sin móvil y han atacado a los padres por esta causa”, recordó el juez, para quien los móviles son “un instrumento muy peligroso para cometer delitos como acosos, amenazas, chantajes, coacciones de contenido sexual, contra el honor y la intimidad. Por eso digo que hay que prohibir su uso en los colegios” Además, con el móvil también pueden ser víctimas de delitos. Y se pronunció sobre la edad para tener un móvil, que fijó en 14 años.
Sobre el fenómeno del botellón, Emilio Calatayud se mostró crítico con la permisividad de Ayuntamientos, ya que deberían estar prohibidos. “Que se beba como se ha bebido toda la vida, en los bares, y si son menores que no beban. Hay que educar a convivir con el alcohol, y su consumo con racionalidad”. Los botellones, lamentó, “se han institucionalizado los fines de semana y en cada fiesta de este país, es una vergüenza”. Terminó Calatayud recordando que la ley del menor “no es nada blanda” y que la justicia actúa, en su caso, dictando hasta 18.000 sentencias a la largo de su carrera como juez.