miércoles, 14 de diciembre de 2016

Los valores del geoparque entran en la estrategia de desarrollo de la comarca

El reconocimiento en 2006 por la UNESCO del parque natural de las Sierras Subbéticas como geoparque, ha significado un impulso económico para la comarca, así lo ha dicho el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal. Los valores geológicos de esta zona del sur de Córdoba, muestran 250 millones de años plasmados en sus rocas calizas en forma de fósiles marinos como los anmonites o de paisajes kársticos gracias a la acción del agua sobre este tipo de rocas, y de importancia internacional. Son valores generadores de economía, a través de iniciativas como el geoturismo o de geoproductos como la Sal del Mar de Tethys, que se comercializa desde hace un tiempo. Aprovechando esta riqueza natural, “se genera desarrollo, siempre de manera sostenible”, destacó el titular de Medio Ambiente.
José Fiscal ha acudido a Rute, con motivo de esta celebración, que ha incluido la entrega de reconocimientos otorgados en este décimo aniversario del geoparque de las Sierras Subbéticas, premios que han recaído en el apartado institucional, al Grupo de Desarrollo Rural de la Subbética, en empresa para Pensión Guerrero, de Cabra y a título póstumo, para el botánico egabrense Enrique Triano. Con la presencia del consejero, la Junta de Andalucía ha querido reconocer la labor desarrollada por empresas, instituciones y personas que en estos diez años han contribuido a mejorar este singular espacio natural. El alcalde de Rute y presidente de Diputación, Antonio Ruiz, reconoció los valores de la comarca “con una gastronomía riquísima, con un gran patrimonio histórico y cultural y sobre todo con un importantísimo patrimonio natural”. Pilares fundamentales para crear desarrollo desde el sector privado, potenciando ahora la figura de geoparque, “que entre todos debemos impulsar como un recurso que beneficia a nuestra comarca y nuestros pueblos”, añadió Ruiz.
 Medio Ambiente ha premiado al Grupo de Desarrollo Rural de la Subbética, muy activo en proyectos de geoempleo y eventos de difusión del geoparque, además de asesorar a aquellos emprendedores que han buscado una salida profesional relacionada con el entorno natural. Recogió el premio el presidente del GDR, José Luis Bergillos. Pensión Guerrero, recibió el premio a la empresa, por su establecimiento hotelero ubicado en Cabra, y que ya desde su decoración ofrece información sobre el interés geológico de esta comarca, participando activamente en las actividades del geoparque, además de ser un establecimiento adherido al Camino Mozárabe de Santiago. Su gerente, María José Guerrero, recogió el premio. Y a título póstumo, se reconoció la labor científica del botánico Enrique Triano, fallecido el pasado mes de febrero. Este egabrense fue un gran divulgador de los valores naturales de la Subbética, además de realizar una importante labor de investigación en etnobotánica, o catalogar la flora del subbético cordobés, cifrada en 1900 taxones. Enrique Triano fue el descubridor de varios endemismos, flores que solo crecen en este territorio, como la Armeria trianoi, que lleva su nombre. Recogió el premio su hermana Mónica Triano.