sábado, 26 de marzo de 2016

Los ruteños acuden a las más de 12 horas de procesiones del Viernes Santo


El día grande en la Semana Santa de Rute comienza a las 8 horas con la procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores. La salida se realiza desde la parroquia de Santa Catalina Mártir para vivir momentos cargados de emoción, y que esperan cada año los ruteños, especialmente la subida de la calle del Cerro, cuando la Banda Municipal de Música interpreta la marcha 'La Madrugá'. También la visita de estos pasos al cementerio parroquial de San Cristóbal o la subida de la calle Granada, son especialmente esperados por los devotos ruteños. Acompañaron la procesión, que volvió a su templo a las 15 horas, la Banda de Cornetas y Tambores Coronación de Espinas, de Córdoba y la referida Banda Municipal de Música de Rute para Nuestra Señora de los Dolores. Las saetas también son protagonistas del Viernes Santo, y estuvieron a cargo de Sebastián Navas Iranzo, de Fuengirola (Málaga) y Pepa Flores Corzo, de Sevilla. La Hermana Mayor 2016 del Nazareno ha sido Pilar Tejero Molina, que ha regalado a la hermandad un nuevo estandarte; y los Hermanos Mayores de la Virgen de los Dolores, han sido Juan Piedra Mangas e Isabel Ruiz Reina, que han contribuido con un nuevo pecherín bordado en oro sobre terciopelo de Lyon y una cruz de oro con esmeraldas verdes.
A las 20 horas, la cofradía del Nazareno vuelve a procesionar, con la imagen del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores. Pasos que estuvieron acompañados por la Banda Municipal de Rute, y el trío de música de capilla Mare Nostrum. Con un corto recorrido lleno de solemnidad y belleza, dada la calidad artística del Cristo Yacente y de la ornamentación barroca del Santo Sepulcro. Procesión oficial que cuenta con la presencia de autoridades y cofradías y hermandades ruteñas.



VIERNES SANTO MADRUGADA
El Viernes Santo continuó con la procesión de la Nuestra Señora de la Soledad, cuya cofradía fue fundada en 1937. Procesión que comenzó desde la ermita de La Soledad a las 0 horas, teniendo un recorrido de dos horas y media bajo el sonido de los tambores enlutados de la propia cofradía. El responso al final del recorrido, junto al cementerio parroquial de San Cristóbal está cargado de emotividad.