lunes, 22 de febrero de 2016

Presentado en el Molino Nuevo el galardonado aceite Conde de Mirasol



 En las instalaciones de la almazara ruteña Molino Nuevo, se ha presentado el aceite de oliva virgen extra Conde de Mirasol, reconocido con la medalla de plata en los recientes Premios Mezquita, a los que concurrieron más de 200 productores. Se trata de una apuesta de la familia Gordón, Alfondo Gordón, conde de Mirasol y su hijo Alfonso Gordón, Barón de Borriol. Un proyecto que comenzó hace cinco años, eligiendo los mejores frutos, en el momento óptimo, de la variedad hojiblanca, para conseguir un aceite calidad gourmet. El presidente de Diputación y alcalde ruteño, Antonio Ruiz, valoró esta apuesta por un producto de altísima calidad, que habla de la pasión por el olivar, que es el principal motor económico en la localidad, donde además, “cada una de estas botellas esconde un mensaje turístico importantísimo llevando muy alto el nombre de Rute”.
En este sentido, la diputada de Turismo, Carmen Gómez Navajas, destacó el “patrimonio sociocultural” del olivar y el aceite cordobés. El delegado de Cultura, Francisco Alcalde valoró el esfuerzo de la familia Gordón, por un aceite que irá unido a las instalaciones de Molino Nuevo, que se quieren aprovechar para actividades sociales y culturales.
El presidente de la Audiencia Provincial, el ruteño, Francisco de Paula Sánchez Zamorano, elevó a la categoría de “mito y místico” el olivar andaluz, de cuyo fruto se obtiene “una ambrosía para el paladar”. El acto contó con la bendición del aceite, por parte del párroco ruteño, Juan Carrasco, y de una cata dirigida por Brígida Jiménez, directora del IFAPA de Cabra. Para obtener un litro de aceite Conde de Mirasol, hacen falta unas 3.300 aceitunas, diez kilos de fruto. El maestro coctelero, Antonio Montes, presentó un cóctel que aúna este aceite con el otro genuino producto ruteño, como es el anís, en un combinado que además lleva manzana y melocotón.