miércoles, 1 de abril de 2015

Los tambores enlutados de la Misericordia marcan la madrugada del Martes al Miércoles Santo

La madrugada del Martes al Miércoles Santo, Rute se estremece con el sonido sordo de los tambores enlutados del Cristo de la Misericordia. Puntual, justo a la medianoche, desde la parroquia de San Francisco de Asís, comenzaba su itinerario de silencio, por las calles ruteñas, con el alumbrado público apagado. Solo la luz de los cirios de hermanos penitentes y devotos, que en largas filas marcaban el recorrido. Santísimo Cristo de la Misericordia que presentó como estreno un faldón de terciopelo, para los ocho porteadores. Especialmente emocionantes fueron los minutos de oración y silencio, guardados en el llanete de la ermita de San Pedro, ante los titulares de hermandad del 'Abuelito', Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Soledad de Nuestra Señora.