viernes, 17 de octubre de 2014

La rápida intervención de la Guardía Civil y Policía Local evita una catástrofe en la calle Julio Romero

Este jueves 16 de octubre, la Guardía Civil, junto con la Policía Local, servicios médicos y bomberos, actuaron en la calle Julio Romero de Torres, 25, ante la llamada de alerta de un vecino que observó fuego en dicho domicilio. La rápida actuación de la Guardía Civil, permitió salvar la vida del único inquilino del inmueble, que se estaba autolesionando, y que presentaba varias heridas graves en abdomen y cuello. Se trata de un varón de unos 40 años, que en ese momento portaba un cuchillo de grandes dimensiones y un hacha, con la que llegó a agredir a uno de los agentes, causándole heridas leves.
Esta persona había incluso prendido fuego a tres bombonas de butano en el interior de la casa. Otro de los agentes consiguió apagar el fuego, arriesgando su vida, ya que las bombonas no explotaron de milagro. Cuando llegaron los bomberos del parque comarcal Lucena-Cabra, terminaron por controlar el escape de gas, y reconocieron que los agentes se habían jugado la vida, ya que de haberse producido una explosión de gas, hubiera sido catastrófica, afectado a varios inmuebles. El herido fue trasladado al hospital Infanta Margarita de Cabra, para ser atendido de las graves heridas que presentaba.