viernes, 5 de septiembre de 2014

La Junta prepara una orden que recoge las reivindicaciones de los pescadores del embalse de Iznájar

 El delegado de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Francisco Zurera, ha adelantado en Rute, que la Junta publicará “en breve” una nueva orden concerniente a las vedas que regulan la pesca deportiva en el embalse de Iznájar, afectado por la presencia de especies invasoras como el siluro y el mejillón cebra y que pretende dar respuesta y solución a las reivindicaciones de los pescadores y alcaldes de la zona. Hasta este momento pesa sobre el embalse una veda que prohíbe la pesca con caña de carrete y otras medidas, que provocaron una manifestación de pescadores y afectados el pasado 29 de junio.
Esta nueva orden recoge “las reivindicaciones hechas tanto por la alcaldesa de Iznájar, Isabel Lobato, como por los alcaldes de Rute y Lucena, Antonio Ruiz y Juan Pérez, respectivamente, así como por los representantes de las asociaciones de pescadores”, ha reconocido Zurera, que no ha querido profundizar hasta que se haga efectiva su publicación. El delegado de Medio Ambiente sí ha mostrado su “apoyo y ayuda” a los pescadores que realizan esta actividad en el embalse de Iznájar, así como a las empresas que se benefician de la afluencia de pescadores deportivos a la zona, y a las reivindicaciones de los alcaldes, sensibilizados con el tema. Tampoco Zurera a especificado la fecha de publicación de la orden, sí ha reconocido que será “en breve” y que significará una “solución del problema”.
Recordar que el domingo 29 de junio, se celebró una manifestación en la que participaron centenares de pescadores de toda Andalucía, y que recorrió un tramo del embalse, en el término de Iznájar. La protesta estaba motivada por las medidas “radicales”, según los pescadores, tomadas por la Junta para combatir la presencia del siluro y el mejillón cebra en aguas del que es el mayor embalse de Andalucía. Con la actual veda solo se permite la pesca con caña de tubo y anzuelo de un centímetro, un arte inadecuado para la pesca de barbos, carpas, black-bass o bogas, que son las especies para las que está permitida la pesca deportiva, y que atraen todos los fines de semana a centenares de pescadores de todas las provincias limítrofes.