jueves, 13 de marzo de 2014

Una joven no podrá ser dama por abortar el año pasado

El impedimento de que la joven ruteña, M.J.C.G., de 15 años,  sea dama de las próximas fiestas de la Virgen de la Cabeza, al haber abortado el año pasado,  ha llegado al ámbito público, cuando la madre, Isabel Granados Serrano, ha acudido a los medios de comunicación.  La madre considera “una discriminación y una humillación” el tratamiento que ha recibido su hija por parte de miembros de la cofradía y del consiliario de esta, el sacerdote Francisco Aurioles, con el que mantuvo una reunión. La madre piensa que tenía que haber sido el sacerdote, quien debería haberle comunicado este impedimento y haberle ofrecido la posibilidad del perdón y la confesión.
Fue la cofradía, quien le propuso a su hija, ser dama de las fiestas, cargo que aceptó, al ser devota de La Morenita. Tras el acto público de imposición de medallas a la reina y damas de estas fiestas, el pasado 25 de enero, el sacerdote conoció que la joven había abortado el año pasado, situación incompatible con el nombramiento de dama, por lo que pasados unos días se reunió con los miembros de la cofradía. Isabel Granados critica la forma en que se le comunicó la decisión, una llamada telefónica de la cofradía, y la sorpresa al comprobar que al “salir a la calle, medio pueblo ya sabía la noticia”. Que el aborto de su hija haya llegado a todas partes, le ha causado “un daño moral y psicológico”.

La madre lamenta que “pasado este tiempo y viendo como está la situación, no ha recibido ni una llamada de la cofradía” para saber el estado de su hija. Defiende que la interrupción del embarazo, ha sido un procedimiento legal y asegura que no conocía que esta circunstancia le impidiera a su hija ser dama de las fiestas. Confiesa que agradecería unas disculpas por “el daño que se le ha hecho”.