Directo desde Encinas Reales

jueves, 6 de marzo de 2014

De fiesta por entierro

Un año más, el entierro de la sardina ha contado con una larga comitiva de dolientes, que recorrieron durante la noche y la madrugada del miércoles, las calles ruteñas. Pero no solo enlutados acompañaron a una gran sardina de cartón, los más variados disfraces participaron en este pasacalles nocturno. La música de la charanga ‘Los Piononos’ ambientó todo el recorrido y confirmó que a más fúnebre y siniestro el día, más diversión y juerga.

La cofradía de ‘La sardinita’, encargada de construirla y portarla en un armazón, colgó el cartel de “se traspasa”, y es que después de 20 años, “ya va tocando el relevo”, pidió Pedro Vickyla, uno de los cofrades. El cortejo fúnebre partió de la calle Duquesa, para, a través de la calle del Pilar y Priego, subir hasta el Paseo del Fresno. A lo largo del recorrido, se van sumando más grupos de máscaras, y cuando llega el pasacalles a la calle del Cerro, pasada la medianoche, el aspecto es impresionante, de una multitud que antepone una noche de fiesta a la perspectiva de un jueves laborable o de clase. A los más acérrimos les amanece, y todos guardan fuerzas para el fin de semana, donde el carnaval volverá a tomar las calles ruteñas.