viernes, 29 de marzo de 2013

La procesión del Nazareno resiste breves chaparrones y el Santo Entierro acorta el recorrido


El Viernes Santo, hasta cuatro veces apareció la lluvia durante la procesión de Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores. Chaparrones que obligaron a reducir el itinerario, pero no impidieron que los pasos procesionales estuvieran en la calle desde las ocho de la mañana hasta poco antes de las tres de la tarde. Nada más salir de la parroquia de Santa Catalina Mártir hubo que proteger con plástico la imagen del Nazareno, al igual que en la parte final de la calle Cerro.

Los chaparrones eran escasos en intensidad y tiempo, y miles de ruteños acompañaron estas sagradas imágenes en su recorrido. Entre otros estrenos, el Nazareno presentó nuevo túnica realizada en terciopelo de Lyon y la Virgen de los Dolores un puñal dorado en oro e incrustaciones de Swarovski.  Y por la tarde, la procesión del Cristo Yacente con la Virgen de los Dolores salió en procesión aunque con el itinerario acortado y con una ligera llovizna al final.