Directo desde Encinas Reales

viernes, 22 de marzo de 2013

El pleno aprueba los presupuestos municipales tras la abstención de la oposición


Cuatro meses de negociaciones han permitido finalmente aprobar los presupuestos municipales 2013 para Rute, que ascienden a 7 millones de euros. La abstención de los grupos de la oposición de IU y PP y el apoyo del equipo de gobierno socialista, permitirán que el Ayuntamiento cuente con “un presupuesto fundamental para abordar este ejercicio, ya que una prórroga presupuestaria dificultaría la actual situación económica” del Consistorio, según la concejala de Hacienda, Mariló Peláez.
Cuentas que “cumplen con los requisitos de estabilidad y equilibrio presupuestario, son austeros y están marcados por el criterio técnico del interventor municipal”, recordó Peláez. El capítulo de ingresos asciende a 7.107.000 euros y el de gastos a 6.915.000 euros. Otros capítulos importantes son el de personal, con una reducción de 1 millón de euros, y el de amortización de deuda municipal, que asciende a 9 millones de euros, y para el que se ha destinado este año 1,4 millones de euros. “Más de 100.000 euros al mes en pagar deuda”, puntualizó la edil de Hacienda.
En un principio la oposición supeditó su apoyo a los presupuestos si se reducía a media jornada uno de los dos concejales liberados del equipo de gobierno. Extremo al que finalmente no se ha llegado tras las negociaciones de estas últimas semanas. Desde IU, Magdalena Baena, justificó la abstención de su grupo en las medidas sociales que se han incluido, como un plan de empleo o la restitución progresiva de las condiciones laborales de los 25 trabajadores municipales que han sufrido recortes de jornada. Para el portavoz popular, David Ruiz, “no podíamos paralizar el pueblo, ya que el presupuesto es el instrumento fundamental, y hemos visto, tras mantener muchas reuniones, que se han incluido muchas propuestas nuestras”.
El alcalde, Antonio Ruiz, agradeció a la oposición “el ejercicio de responsabilidad y generosidad”; y recordó el esfuerzo hecho por los ediles liberados, que no han tenido pagas extras, además de la reducción de sueldo.