Directo desde Encinas Reales

jueves, 22 de noviembre de 2012

Aumentan los usuarios locales de los servicios y ayudas que presta la Cruz Roja de Rute


La galopante crisis está cambiando el perfil de las personas que recurren a la cruz Roja de Rute. “Hasta ahora atendíamos a temporeros, inmigrantes o personas enmarcadas en sectores marginales”, comenta la coordinadora, Rosa Granados, quien ha visto en el último año cada vez más ruteños “vienen por alimentos o a ducharse, cocinar o lavar la ropa”.
En los dos últimos años, el edificio de la Cruz Roja se ha transformado, con la colaboración del Ayuntamiento, recursos propios, la obra social de La Caixa o la aportación de profesionales como electricistas o fontaneros que han hecho su trabajo a un costo menor. El resultado es un centro de atención diurna en la que se puede cocinar, ducharse o lavar la ropa, como explica el presidente de la Cruz Roja de Rute, Francisco Aroca. En esta reforma se ha creado un salón con televisión, la zona de lavandería se ha cambiado, creando una cocina, además del cuarto de baño con cuatro duchas.
Una infraestructura básica, que cuenta con un gran almacén cedido por el Ayuntamiento, que permite atender a más de un centenar de personas semanales. “Los que llevamos años trabajando en la cruz Roja nunca habíamos visto una situación como esta, con tantas familias en malas condiciones, con todos sus miembros en paro, con problemas económicos graves, de no poder hacerse cargo de lo básico como pagar el agua, la luz o el material escolar de los niños”, explica rosa Granados.
Ahora la Cruz Roja de Rute ha recibido 17.000 kilos de alimentos básicos, casi 10.000 kilos menos que otros años. Se trata de la segunda fase de reparto de alimentos, que durará hasta febrero. Se reparten unos cien lotes de comida semanales. Rosa Granados pide la solidaridad de los ruteños, a la vez que agradece las colaboraciones que recibe como la obtenida en la reciente campaña ‘Ahora más que nunca’, con la que se han captado fondos en los centros educativos de la localidad.