viernes, 14 de septiembre de 2012

El Consistorio exige a la Junta la terminación de la carretera de Encinas Reales


Todos los grupos políticos ruteños han coincidido en que es urgente terminar la carretera de Encinas Reales. La autonómica A-344 lleva dos años con las obras paralizadas, a falta de completar su última fase, y “es vital para el desarrollo de Rute”, según el portavoz de IU, José Macías, quien ha confirmado que ya “ha habido contactos tanto con la consejera de Obras Públicas, Elena Cortés, como con la delegada en nuestra provincia Marí Santos Córdoba”. Desde el PP, José María Benítez, ha lamentado que se hayan terminado antes otras carreteras en la comarca, “como en Cabra y Gaena y la nuestra con unas obras que comenzaron antes aún no se ha terminado”.
Esta carretera, de 14 kilómetros, está abierta al tráfico con numerosos cortes y desvíos, y une Rute con la autovía A-45. “Es una necesidad absoluta”, reconoce el alcalde socialista, Antonio Ruiz, para quien a pesar “de los problemas de liquidez y de los objetivos de déficit de la Junta, “me estoy dejando la piel en los despachos” para que la terminen.
Fue uno de los debates del último pleno municipal ruteño, marcado también por la falta de recursos económicos y los planes de ajuste. Esto ha obligado a subir una serie de tasas municipales, entre ellas la de la escuela de música y danza. IU ha pedido al equipo de gobierno que apueste por el conjunto de la escuela, ya que la enseñanza de ciertos instrumentos cuenta con pocos alumnos y no puede recaer solo en ellos el coste del servicio. La subida ha sido de un 13 por ciento para los alumnos de danza y una 30 por ciento para los de música. Según el alcalde, “la realidad del plan de ajuste indica que esos servicios se deberían cerrar en Rute, pero hemos hecho todo lo posible para que la escuela siga abierta”.
Otro asunto reclamado por los partidos de la oposición fue el de la limpieza de las calles ruteñas. Antonio Ruiz reconoció que no está satisfecho, aunque con cuatro operarios es imposible atender todo el casco urbano. El alcalde ha anunciado que se van a estudiar otras alternativas como la privatización. El fondo de todos estos asuntos es la situación económica del Consistorio y los planes de ajuste a los que está sometido. Antonio Ruiz dio una cifra orientativa: cada mes el Ayuntamiento de Rute debe pagar a bancos más de 100.000 euros, “y la ley prioriza este pago por delante incluso del pago de las nóminas de los trabajadores o de los proveedores”.