Directo desde Encinas Reales

viernes, 30 de marzo de 2012

El plan de ajuste en el Ayuntamiento ruteño obliga al despido de seis trabajadores y la reducción de la jornada laboral a otros once

Con la abstención de los grupos de la oposición, y el apoyo del equipo de gobierno del PSOE, se ha aprobado en Rute el plan de ajuste que conlleva el decreto de pago a proveedores. Un plan que obliga al Ayuntamiento al despido de seis trabajadores, y la reducción de la jornada laboral a 25 horas semanales de otros once, más una reducción salarial del uno por ciento de toda la plantilla municipal. El préstamo para pagar 2.095 facturas de proveedores, asciende a 2,74 millones de euros, de las que 129 facturas corresponden a empresas ruteñas.


El portavoz de IU, Francisco Javier Altamirano, alcalde durante cuatro legislaturas, recordó que la deuda del Ayuntamiento ruteño responde a las mismas causas que las deudas de la gran mayoría de los ayuntamientos españoles, debido a que no se ha realizado una adecuada ley de financiación local. Desde el PP, David Ruiz, ha explicado que las medidas son “bastantes dolorosas”, pero necesarias para poder pagar las deudas contraídas con muchas empresas.

Para el alcalde, Antonio Ruiz, la abstención de la oposición ha sido “un acto de cobardía”, acusando a IU de haber creado una deuda de 5,8 millones de euros y al PP de haber creado desde el Gobierno central, “un plan de pago que es también un plan de despidos”.