Directo desde Encinas Reales

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El cabrero Antonio Trujillo se dirige en un escrito a la familia del fallecido y agradece el apoyo que ha recibido

Antonio Trujillo, de 45 años, intenta encontrar la calma y asimilar estos terribles días por los que ha pasado. El sábado moría un hombre de 36 años, de nacionalidad marroquí, presuntamente tras los disparos efectuados por este cabrero ruteño al intentar evitar un nuevo robo en su explotación ganadera. El propio Antonio Trujillo avisaba a la Policía Local de lo ocurrido en su cabreriza, en la sierra de Rute. El lunes, tras su declaración en los juzgados de Lucena, el juez decretaba su libertad, sin fianza y con cargos.


Este cabrero, muy conocido en el municipio, ha pasado la primera noche en su casa, tras dos días detenido. Cuando este periódico contacta con él, manifiesta que no quiere hacer ninguna entrevista, pero sí hacer público un texto que ha escrito al conocer el apoyo que ha recibido en el pueblo, o de sus compañeros ganaderos y agricultores. Son unas líneas escritas a mano en un folio, y que lee: “Quiero en primer lugar hacerle llegar a la familia de esta persona, que ha fallecido en este lance fortuito, mi más sincero pésame, la cual no sé quien es, y solo me han informado que es extranjero. Quiero agradecer al pueblo de Rute y a más gente de fuera de Rute, que sin conocerme, han dado muestras de apoyo y solidaridad hacia mí, en estos casi dos días en que estado solo y sin saber que iba a ser de mí. Ahora me doy cuenta que nunca he estado solo y eso me ha reconfortado y aliviado en el trance más amargo de mi vida. Mención especial a mis compañeros ganaderos de Rute, al Seprona y Asaja de Rute. Al mismo tiempo le pido a la gente de Rute un poco de discreción al hacer comentarios o hipótesis que puedan perjudicar la investigación y aclaración de los hechos. Quiero destacar y agradecer el trabajo de la Policía Local, Guardia Civil, sanitarios y Policía Judicial que me han tratado con total corrección, profesionalidad y comprensión. Y quiero resaltar en este aspecto la figura del sargento de la Guardia Civil de Rute. Por último, quiero dar las gracias a todo el mundo y ojalá esto no vuelva a pasar nunca más”.