lunes, 22 de febrero de 2010

El pantano sigue creciendo y será cuestión días para que alcance niveles históricos



La semana que comienza va a ser decisiva en la gestión que hagan las autoridades con el embalse de Iznájar. Desde el pasado viernes el mayor pantano de Andalucía desembalsa agua para evitar futuras inundaciones. A razón de 50 metros cúbicos por segundo, este pantano ha desaguado durante el fin de semana más de 11 hectómetros cúbicos, sin embargo el nivel ha seguido subiendo, porque como recordó el delegado de Medio Ambiente, Luís Rey, el embalse recibe 200 metros cúbicos por segundo.
El pasado 12 de febrero el pantano se encontraba al 73,4 % de su capacidad, hoy, diez días después ya alcanza el 83,8 %, 10 puntos más. Por tanto será, cuestión de días para que el pantano alcance niveles históricos. En estos momentos el agua llega a la base de las compuertas, aún quedan seis metros para el borde superior. El pantano almacena ahora 822 hectómetros cúbicos, aún le quedan 159 hm3 para completar su capacidad total. En el caso de que llegase el pantano al 100 %, saldrá el mismo volumen de agua que entra. A partir de ese momento el Genil llevará, pantano abajo, un caudal muy parecido al que lleva aguas arriba del embalse, donde, aunque no ha creado graves problemas sí se ha desbordado en varios puntos de la provincia de Granada, como en Láchar este mismo mes de febrero. Por lo que los municipios aguas abajo del pantano deberán prepararse para recibir un Genil que viene con un caudal importante.
Antes de que el agua rebase por arriba el pantano, el embalse cuenta con siete desagües de fondo y el canal de la central eléctrica. Es por este canal por donde ahora mismo se está desembalsando 50 m3/seg. y pueden aumentarse hasta los 100 m3/seg. Es el canal de la central eléctrica por donde primero siempre se desagua, para aprovecharla en la generación de electricidad. La central del pantano, dependiente de Endesa tiene una capacidad de 79.500 kw. Durante los años 2002 a 2005, el ministerio de Medio Ambiente invirtió en la presa 5,5 millones de euros en la sustitución de los siete desagües de fondo por unos nuevos con un diámetro de 2,3 metros, por los que pueden salir en total 432 m3/seg. Por lo que hay margen de maniobra suficiente antes de que el agua supere las compuertas y salga por los ocho aliviaderos. En esta semana, la Agencia Andaluza del Agua tomará decisiones sobre la cantidad de agua que debe desembalsar.
Ayer domingo, y a pesar del mal tiempo, la presa recibió de nuevo a cientos de visitantes, llegando a un punto en que los aparcamientos del helipuerto se llenaron. Los visitantes recorrieron los 400 metros de longitud de la presa o algunos miradores cercanos. Nunca, desde su inauguración en junio de 1969 este pantano había recibido tanta agua y en tan poco tiempo.