Directo desde Encinas Reales

sábado, 20 de febrero de 2010

Comienza a desembalsar el pantano de Iznájar para prevenir posibles inundaciones

El pantano de Iznajar comenzó ayer viernes a desembalsar agua como medida de prevención ante la llegada de nuevos temporales de lluvia. La Agencia Andaluza del Agua tomó ayer esta decisión, y empezó a desembalsar a las cuatro de la tarde 50 metros cúbicos de agua por segundo, datos ofrecidos por el delegado provincial de Medio Ambiente, Luís Rey, quien recordó la conveniencia de “mantener un margen de seguridad en este embalse” al objeto de poder controlar posibles inundaciones por la crecida del río Genil. El pantano de Iznájar, con una capacidad de 981 hectómetros cúbicos, se encuentra al 80,2 por ciento de su capacidad, con 787 hm3 de agua embalsada. Según Luís Rey, durante todo el fin de semana se mantendrá este desembalse; de estas medidas se ha informado a todos los municipios afectados, que se encuentran en la ribera del Genil.
Aún así, el pantano de Iznájar, el más grande de Andalucía, sigue almacenando agua, ya que aunque desembalsa 50 m3/seg. recibe 200 m3/seg. como ha detallado Luís Rey, que ha calificado esta medida de “extraordinaria, ya que no se toma desde hace 13 años”. El volumen de agua que recibe este pantano es impresionante, motivado por un régimen de lluvias histórico, y que comenzó el pasado mes de diciembre. En poco más de dos meses “ha pasado de tener 280 hm3 de agua embalsada a los 787 hm3 actuales” ha resaltado el responsable provincial de Medio Ambiente.
Si las previsiones meteorológicas confirman un nuevo frente que deje abundantes lluvias la próxima semana, será cuestión de días que el agua alcance el nivel de las compuertas de la presa. Nivel que no se conseguía desde 1997, y sería la tercera vez que se llena el pantano más grande de Andalucía desde su inauguración en 1969. La primera vez que se llenó fue en 1979. En 1997, poblaciones cordobesas como Jauja o Puente Genil y la sevillana de Écija, sufrieron la crecida del río Genil.
En estos días la presa recibe numerosos visitantes para contemplar las dimensiones del pantano. Al contrario de lo que creían muchos de estos visitantes, el desembalse no ha sido espectacular, ya que se ha realizado por el canal de desagüe de la central eléctrica y no por las válvulas de los desagües de fondo, que producen los espectaculares velos de agua. El de Iznájar no es el único pantano que está desembalsando en la provincia, el resto de embalses cordobeses también lo están haciendo a excepción de La Breña y Puente Nuevo.